[Opinión] Por favor entregue al Real Cartagena, señor Rendón


Foto: RIcardo Ramírez – @Entretiempo995

 

Real Cartagena acaba de clasificar a las instancias finales del Torneo Águila, después de un primer semestre decepcionante y que presagiaba que otra vez tocaba ver los últimos partidos por TV. Más allá de esta buena noticia, eso no oculta que en el equipo heroico no se viven buenos tiempos (como hace mucho) en materia administrativa.

Hay denuncias no corroboradas de deudas con la actual plantilla y el cuerpo técnico encabezado por José Fernando Santa. Naturalmente ellos acabando de entrar en finales no van a patear la lonchera y ponerse a hablar mal del señor Rodrigo Rendón, presidente del equipo. sin embargo llama mucho la atención como semestre a semestre, cada que salen jugadores, empiezan los litigios por falta de pagos.

La lista es larga, y sólo por mencionar los del semestre pasado, Arlenzon Ucróz, José Buitrago, Néstor Arenas entre otros tienen una lucha en Supersociedades para que el señor Rendón les pague. Si nos vamos al año pasado, lejos del perverso rendimiento deportivo, hay reclamos públicos en redes sociales de parte de Martín Arzuaga. Y la lista sigue.

Ha sido imposible que en el nuevo milenio se hable de Real Cartagena como institución modelo en lo administrativo. Salvo ese equipo de 2005 (curiosamente sin la presencia de alguien de la familia Rendón), de resto todo es fracaso administrativo y por consiguiente deportivo. No me mencionen los tres ascensos porque me parece que para una institución como Real Cartagena (alguna vez finalista del fútbol colombiano) eso es una obligación, no un mérito.

Durante la primera década de este siglo fue el cóctel perfecto para los equipos chicos en Colombia, el cambio de sistema a torneos cortos y las crisis económicas permitieron que los grandes cedieran terreno, y los equipos chicos bien manejados lograron su protagonismo. Pasto fue dos veces finalista y campeón, Chicó fue campeón en 2008 ante América, el Tolima arañó un par de finales y activa participación internacional, Equidad llego 3 veces (sí, 3 veces) a la gran final, el Cúcuta fue campeón y SEMIFINALISTA de Copa Libertadores. Hasta Águilas Doradas y Patriotas se han metido a torneos internacionales. ¿Y Real Cartagena?, bien, gracias.

La prueba de oro incluso está en el mismo Real Cartagena. Por allá en 2004, al señor Rendón padre en un ataque de lucidez le dio por entregar el equipo a Prodefútbol (encabezado por el hoy gobernador Dumek Turbay y Hernán Vélez). Por si no recuerda el lector, fue la única vez en la que Real ascendió y ratificó su logro jugando una gran final en la A. Ese equipo, manejado por alguien distinto al señor Rendón, llevó gente al estadio pagando su boleta, comprometió a la empresa privada, cautivó hinchada y estuvo al día con sus jugadores. Era demasiado bueno para ser cierto, y lo que hizo Rendón padre fue arrebatarlo de las manos de Prodefútbol para empezar a cosechar (de nuevo) fracasos.

A esta altura los defensores de la administración Rendón señalarán que el ambiente no fue lo ideal cuando el empresario estuvo al frente del equipo. Hablarán de la ‘falta de apoyo estatal’, de la ‘falta de apoyo de la empresa privada’, y hasta de mala suerte. Sin embargo, les recomendamos mirar en qué momento se le ha retirado el apoyo gubernamental. Al Cúcuta lo sacaron del estadio, al Chicó y Patriotas los dejaron sin un peso por dos años, situación que aquí nunca ha ocurrido.

Para reafirmar que nada de esto, ni siquiera el argumento de las boletas, es válido, miremos el último informe de Supersociedades.

-La venta de boletas representó apenas el 5,4% de lops ingresos operacionales de los 4 clubes en régimen de insolvencia (Cúcuta, América, Quindío y Real Cartagena). En los más grandes, en los clubes que son sociedad anónima el ingreso por boletería fue del 11%. Así que, un equipo no vive de la boletería.

-Las Escuelas de Fútbol dejaron ingresos por 2,2% a los clubes grandes, en equipos como Real Cartagena la cifra es 0%.

-La Publicidad y propaganda, (de eso sigue habiendo mucho aquí), a los clubes grandes les dejó un 6,4%, y a los del grupo de Real Cartagena, un 5,7% de los ingresos. No se puede quejar por eso tampoco el señor Rendón.

-El patrocinio dejó un margen del 4,8% a los clubes en reorganización (caso Real Cartagena), sólo 3% menos que los clubes grandes. Así que el patrocinio, tampoco puede ser la excusa de Real Cartagena.

-La balanza la desequilibra los recursos que gira DIMAYOR. Para los clubes grandes, estas representan un 11,7% de sus ingresos, mientras que para los equipos como Real Cartagena representan un 23,9%. Definitivamente, es cierto esto de que los equipos insolventes, literalmente VIVEN de la DIMAYOR.

-Finalmente la venta de jugadores y préstamo de derechos deportivos es un negocio lucrativo para los demás clubes, menos para el Real Cartagena. La respuesta salta a la vista. Si no se invierte en procesos serios, en divisiones menores, en fortalecimiento institucional, nunca podrás aspirar a vender un buen jugador, a sacar uno medianamente bueno y menos a vivir de ello.

Es hora que el señor Rendón aclare si Real Cartagena es o será una empresa familiar, o el proyecto es armar un equipo intrascendente en lo deportivo dedicado a formar talentos tipo Envigado o Quindío, o algo en serio, con ganas de pelear en los primeros lugares del fútbol de nuestro país. Si no lo tiene claro, entregue al equipo, que si logra ascender estamos muchos seguros que alguien en su silla podría hacer más. Y usted, ver los dividendos (porque el equipo es suyo) tranquilo desde su casa.

Temas
Mostrar más

[Columnista] Augusto Puello

Comunicador social y periodista deportivo. Columnista invitado de www.primertiempo.co.

Relacionadas

Interactuar

Quizá te interese

Close
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker